Welcome to my blog, hope you enjoy reading
RSS

29 mayo 2011

El bolígrafo de gel verde

Superficies de vida
Casa: 89 m2
Ascensor: 3 m2
Garaje: 8 m2
Empresa: la sala, unos 80 m2
Restaurante: 50 m2
Cafetería: 30 m2
Casa de los padres de Rebe: 90 m2
Casa de mis padres: 95 m2
Total: 445 m2
¿Puede alguien vivir en 445 m2 durante el resto de su vida?
Seguramente sí, seguramente usted conoce a mucha gente así. Personas que se desplazan por una celda sin estar presas; que se levantan cada día sabiendo que todo va a ser igual que ayer, igual que mañana; personas que a pesar de estar vivas se sienten muertas.
Ésta es la historia de un hombre que fue capaz de hacer realidad lo que cada noche imaginaba bajo las sábanas: empezarlo todo de nuevo. Lo hizo, pero pagó un precio demasiado alto. Pero si de verdad usted quiere saber cuál es el argumento de esta novela, mire su muñeca izquierda; ahí está todo.
Esta novela no ha sido galardonada con ningún conocido premio literario; ni siquiera con uno desconocido.
Tenía unas ganas locas de leer este libro: desde que lo conocí a través de Facebook, hasta que lo conseguí (¡firmado!) hace unos días, no encontraba el momento de empezarlo. Lo normal, sería que con tantas expectativas, me hubiera decepcionado; lo normal, sería que después de leer comentarios de gente a quienes la novela les decepcionó, me hubiera pasado lo mismo. Pero no lo ha hecho. Me ha gustado.

No es por la historia que, reconozco, tampoco es nada nuevo: una historia de amor camuflada, un resurgir, un plantearse las grandes cosas de la vida... Todo esto acompañado de una vieja amistad, compañeros de trabajo, prejuicios, neuras del protagonista, embrollos y situaciones que se desmadran a partir de malentendidos. Tampoco es por el protagonista que, si bien me ha parecido cercano, no llega a hacer que empatice con él al 100%... ¿por qué es entonces?

Creo que lo que me ha enamorado del libro es el estilo del autor: eso, sin duda, me ha encantado. La prosa (poética a veces), los signos de puntuación tan bien elegidos, las pausas, el ritmo de narración... todo eso me ha parecido excelente. Evidentemente, ésto no puede hacer que, por sí solo, te guste un libro, pero es que a pesar de todo la historia te acaba enganchando,  necesitas saber su final.

El final es, tal vez, lo que menos me ha gustado: lo esperaba más agridulce, en el tono del resto del libro. Aún así, es un final plausible y que, seguro, muchos lectores esperan, así que lo veo correcto.

Sinceramente, no sé qué pensar... Quiero esperar a que opinéis y me digáis qué es lo que os ha fallado. Yo, sin ser una gran obra de arte, sigo diciendo que me gusta y lo recomiendo (no a todo el mundo, pero ésa es otra historia).

4 comentarios:

Tatty dijo...

A mi también me gustó mucho y lo recomiendo constantemente, es cierto que no es una obra maestra pero transmite muchas ideas y hace pensar, que es lo que a mi más me ha gustado.

Anna dijo...

Estamos de acuerdo TATTY. Bienvenida por aquí :)

Tatty dijo...

Yo lo leí hace unos meses y me encantó, las reflexiones que contiene y la forma de transmitier esos pensamientos al lector y hacerle reflexionar, muy recomendable

Anna dijo...

Me alegro de que te gustara TATTY :)